Hamacas en el jardín.

Cuando uno sueña con relajarse seguro que lo hace visualizándose tumbado en una hamaca, con una leve brisa en la cara y un refresco en la mano. Un suave balanceo y a uno se le cierran los ojos mientras se le queda la sonrisa congelada de felicidad.

Lo bueno es que no hace falta irse a Jamaica o a un hotel para disfrutar de una. Hoy en día venden hamacas gigantes que podemos poner en el jardín de casa o junto a la piscina. Y diría yo, que más de uno, hasta la tiene instalada en el interior de su salón.

Las hay muy rústicas, las de siempre, para enganchas de árbol a árbol, o de rama en rama. Individuales, dobles o incluso familiares, o también para viaje, ideales para camping. En este caso hay que tener en cuenta la seguridad y anclarla muy bien con mosquetones y cuerdas específicas.  Las más hamacas más modernas llevan soporte de madera o de hierro incluido y no van colgadas, sino suspendidas desde el suelo con el soporte. Eso si, para éstas necesitaremos más espacio porque abultan más.

Habilidades

Publicado el

31 mayo, 2022

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies